El aire comprimido en las armas

En términos de armas, la historia del aire comprimido tiene su origen a mediados del siglo XVI, momento en el que armeros europeos fueron capaces de llevar a cabo rifles que no utilizaban pólvora y además eran relativamente silenciosos.
No debemos olvidarnos de los rifles caseros de aire pre comprimido y cuyo objetivo era la caza menor y mayor siendo capaces de disparar una munición de 12,8 mm a más de 300 m/s.

Fueron los austriacos quienes utilizaron dichas armas en la rebelión tirolesa del siglo XVIII, siendo capaces de disparar municiones de plomo calibre .44 y un rango efectivo de hasta 130m. Los problemas de carga unidos a la inestabilidad de los depósitos las convirtieron en armas poco prácticas para su producción masiva.

Ya en el siglo XX aparecieron los primeros rifles modernos de resorte o pistón a balines que fueron utilizados en las ferias norteamericanas de tiro al blanco, reduciendo considerablemente con el paso de armas de .5 a .22. Finalmente, después de la Segunda Guerra Mundial los armeros alemanes censurados por las restricciones bélicas impuestas sobre su país y pasando a dedicarse al diseño de armas de aire comprimido.

En Armería Climent disponemos de un catálogo de armas de aire comprimido y estamos a tu disposición para asesorarte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>